La vida nómada es la vida mejor

16 diciembre, 2016

Llegar donde nadie ha llegado, dormir donde nadie haya dormido antes o elegir las vistas con las que siempre soñaste despertar… Todo eso suena genial, casi a privilegio imposible al alcance de muy pocos. Lo cierto es que lo que muchos convirtieron en su forma de vida o en su filosofía viajera, ahora está más cerca de hacerse realidad. Y es que todo termina reciclándose, reinventándose e incluso creándose.

 

blinkservice2

Black Tomato. Blink Service

El mundo del camping no está hecho para cualquiera (al menos hasta hace poco) Tiendas dificilísimas de montar o desmontar (los que la hayan tenido la experiencia saben a lo que me refiero), dormir en un saco sobre el suelo, pasar frío en invierno y calor en verano o mantener un orden mínimo de tus cosas en 2 metros cuadrados…  Un suma y sigue de contras que echaba por tierra nuestro espíritu nómada, a la hora de echarse la casa a cuestas en busca del rincón más recóndito o de comprar la entrada del festival de infarto más envidiado del verano. Y no se trata de que el viajero más aventurero dejara de explorar el planeta o el festivalero de pro dejase de ver a su grupo preferido por estos motivos, pero sí de que tuvieran esa sensación agridulce a la vuelta de su viaje o concierto del “me gusta todo de ti, pero tú no”
Pues bien, ese problema ya ha dejado de existir en muchos lugares gracias a los hoteles pop up, también conocidos como glamping.  Espacios que duran un tiempo limitado, en lugares exclusivos, con total privacidad y adaptados al gusto de cada persona, pensados para disfrutar al máximo de lo que nos rodea sin renunciar a las comodidades o incluso en muchos casos, al lujo. ¡Vamos, un chollazo para los amantes de la naturaleza y el confort!

 

popupthotel

The Pop Up Hotel

Partiendo de aquellos modestos refugios nómadas y tomando nota de la belleza pasajera de las arquitecturas efímeras, el glamping se nos presenta con un concepto renovado y un nuevo objetivo: hacernos sentir únicos. Exploradores, sultanes o viajeros exóticos del XIX probaron ya esa sensación bajo distintas formas: tiendas de lona, yurtas o incluso iglús!
Los hoteles pop up nacen como tal en 2011, en el conocido festival de Glastonbury, con el The Pop Up Hotel. En menos de seis años, han crecido y evolucionado hasta extenderse por todo el país, asistiendo a los eventos musicales más importantes del verano como We Are FSTVL o Wilderness. Además, ofrecen varias modalidades de acampada sibarita con tiendas de diferente capacidad. Puedes elegir entre Tenden Cabin, TentHouse Suite y AirStream. Echad un vistazo a su web porque vais a mandar vuestra tienda de toda la vida a hacer gárgaras.

 

thenomadpopup

Vistas nocturnas en The Nomad Pop Up

En Portugal, encontramos la empresa The Nomad Pop Up, con la única filosofía de retomar la vida del camping adaptándola a nuestros días. Puedes encargar tu propio pop up en diferentes destinos del país vecino, en algunos festivales de música, para bodas, eventos o por qué  no, para un cumpleaños especial.  Portugal siempre merece una visita ¡Aprovecha!

 

 

blinkservice

Ubicación Blink Service

Y dándole una vuelta a todo esto, Black Tomato lanza la Blink Experience, algo que seguro revolucionará y cambiará el universo del viaje. Con este servicio no sólo puedes elegir un destino o tipo de alojamiento. Van más lejos, sí. Podrás elegir el sitio del sitio, el rincón de los rincones… Tú sólo tienes que contarles lo que te gustaría y ellos te lo montan tal cual a la medida de tu imaginación! Nunca habrá dos viajes iguales, ningún lugar del mundo se verá igual. Todo se levantará ante tus ojos y dejará de existir poco tiempo después. La exquisitez hecha viaje.

 

¡Piensa en positivo! Igual eres de los afortunados a los que les toca la Lotería de Navidad, que ya está al caer…

 

¿Glampearíais en Stonehenge con vistas a los monolitos durante el solsticio de verano? ¿Os animaríais a casaros en una TenThouse Cabin en mitad de una playa salvaje? ¿Ya os visualizáis vuestra casa del próximo festival? ¿Habéis corrido a comprar un décimo de Navidad para montar un hotel pop up con  tus amigos en Fin de Año?
Todo pasa, todo cambia. Ya no queda la menor duda.
¿Quieres saber qué se siente?
¡Cuéntanos!

PD. A nosotros nos encantaría poder decorar el interior de cada tienda.